El uribismo

Parece que fue ayer esa época en la que un candidato a la Presidencia de la República salía en un video en compañía de un delincuente informático discutiendo la forma de torpedear o sabotear la campaña de su rival -de paso el proceso de paz-, y utilizando información confidencial obtenida de manera ilegal. Cómo pasa el tiempo, ¿no?

¿Qué? ¿Unos 8 días? Eso es un montón en la dinámica realidad colombiana en la que ni siquiera nos acordamos de lo que decían ayer. Menos mal ya está en el pasado y lo que tenemos hoy en día es a un candidato fortalecido y dispuesto a hacer la paz igual que su rival, el castro-chavista amigo de las FARC: Juan Manuel Santos; el mismo castro-chavista que firmó el TLC con USA y el amigo de las FARC que bajo su dirección eliminó a los principales cabecillas guerrilleros incluídos Alfonso Cano y el temible Mono Jojoy. Así son los buenos amigos. En fin, lo romántico de la historia es que los mismos que eligieron al tramposo Juan Manuel hace 4 años, enlodando, humillando e insultando a su rival de entonces, el desorientado Antanas Mockus, son los que hoy van a elegir al mentiroso Zuluaga de igual forma: enlodando, humillando e insultando a su rival de hoy, el tramposo Juan Manuel.

Pero es que ese es el uribismo. Una poderosa fuerza electoral que realmente representa lo que es Colombia: un país donde la ley no existe, donde la razón la tiene el que grita más duro, o el que tiene más armas, o el que mejor usa la motosierra. Es una ideología política cuyos métodos consisten en llenar a la gente de miedo, decirle que solo ellos pueden controlar la amenaza comunista que va a venir a quitarles lo que tienen -que no es nada-, mientras ellos se reparten las tierras, los contratos y el erario -que sí es mucho-, entre familiares y amigos. No quiero hacer esto muy largo porque vuelve y se les olvida que existe un video en el que se ve claramente a Oscar Iván Zuluaga actuando por fuera de la Ley y poniendo en riesgo la seguridad nacional.

Dejar que ese personaje llegue a la Presidencia es una especie de apología democrática del delito, y es por eso que, en segunda vuelta, voy a poner una X temblorosa pero firme sobre la opción menos dañina. Colombia aguanta malos gobiernos, lo ha hecho desde el comienzo de su historia republicana, y cuatro años más de Santos no son nada al lado de otro gobierno del uribismo y sus métodos.

Anuncios
Estándar

4 thoughts on “El uribismo

  1. Max Power dice:

    “Una poderosa fuerza electoral que realmente representa lo que es Colombia”, vea Samuel usted escribe algunas cosas con gracia y elocuencia pero me parece que ya se está volviendo monótono. Si Dios le dió la oportunidad que tanto anheló de largarse del país pues me parece bien, disfrútela, pero no se amargue más la vida porque Dios no le dió güevitas para quedarse a hacerle frente a la situación. Saludos.

  2. Zukaritaz dice:

    Concuerdo con el autor del artículo, muy buen punto de vista de la realidad del país, esto no se trata de quien grita más duro o quien tiene más güevitas, se trata de encontrar oportunidades de mejorar la calidad de vida de todos, tristemente casi nadie ve eso y eligen a aquel que se ve más radical . algo así como cuando en una relación lo dejan a uno por el más popular aunque sea un idiota. Su blog es genial, lo felicito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s